Matheu y Villa Rosa en alerta por las plantas termoeléctricas

24/10

“Las plantas Termoeléctricas de Villa Rosa -ubicadas al lado del casco urbano más poblado de la Ciudad de Matheu, partido de Escobar- están conformadas por grandes motores que generan impactos negativos importantes y muchas emisiones de gases por la combustión de las máquinas. A su vez, sueltan a la atmósfera dióxido de azufre, Monóxido y Dióxido de carbono. Cuando estos gases caen al suelo, lo van dañando paulatinamente” dice Andrés Nápoli, director ejecutivo FARN (Fundación Ambiente y Recursos Naturales).

El especialista en medio ambiente explicó que las máquinas tienen que ser enfriadas con agua (si no están correctamente refrigeradas) que luego se tiran en el suelo, a altas temperaturas alterando las napas del acuífero del que se abastecen. “Son plantas que no deberían estar usándose actualmente, pero la demanda de energía hace que se coloquen en lugares poblados” aclaró Nápoli.

En este caso particular la potencia es de 250 megavatios (similar a Atucha). Cuanto más grande es la planta, más impacto genera. “Para saber el nivel de expansión de los efectos negativos hay que realizar un estudio de impacto ambiental y de vientos; este tipo de estructuras se instalan en lugares determinados, en polos industriales porque se asimilan por su peligrosidad al medio ambiente y las personas con la categoría industrial 3 de la Provincia de Buenos Aires”. Las emisiones sonoras son muy fuertes y necesitan sistemas de aislación; muchas veces no los tienen porque compiten con la necesidad de ventilación.

Hay 27 de esas plantas nuevas construyéndose en el país. “Esta apuesta a este tipo de energía va a contramarcha del mundo. Paradójicamente Argentina abrió una demanda de energía renovable, pero estas poblaciones no son beneficiadas. La OPDS (Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible) ha sido muy laxa en cuanto permisos, así como los municipios. Hemos hecho muchos pedidos de informes de impacto ambiental, pero dependiendo de la municipalidad las respuestas han sido muy pobres. Es necesario que haya alerta y movilización de los vecinos” sugirió Nápoli.

El director de la FARN sugirió que lo primero que hay que hacer es informarse para saber que procedimientos se han llevado adelante para habilitar esta planta en particular: si es que hubo audiencia pública con consulta a los vecinos o evaluación de impacto ambiental, que es obligatoria por ley. “La provisión de energía hace al desarrollo, pero las consecuencias tienen que pasar por las normativas del lugar. La población debe participar en esto. Si no se cumplió algún requisito, queda la vía judicial para impedir que se instale esta planta, que deben estar instaladas en polos industriales.” reiteró Nápoli.

El año pasado fue votada y aprobada en el Concejo Deliberante de Pilar la rezonificación de las parcelas donde se ubican las termoeléctricas. La planta en sí no es cancerígena, pero genera emisiones que si una persona está expuesta de manera constante y permanente puede sufrir diversas enfermedades, entre ellas pulmonares. Sin olvidarse que el agua de la zona no es corriente, y por ende afectaría a los vecinos que se abastecen de pozo. Es indispensable el monitoreo permanente de los gases que se emiten, el efecto en el suelo y en la salud de la gente.

Entrevista completa:

Una comunidad atenta

Los vecinos de la ciudad de Matheu se autoconvocaron para una asamblea el día sábado 28 a las 10 de la mañana en el playón de la entrada a las plantas. La comunidad está muy asustada ya que estos establecimientos se encuentran a metros de escuelas, barrios y el centro de la ciudad. Y, a pesar de la reciente clausura por parte de la OPDS, testigos afirman que las obras siguen y las pruebas se están realizando. Incluso están pidiendo que se firme una petición, que pueden encontrar haciendo clic aquí.

Categorias: Entrevistas

Etiquetas:

Los comentarios están cerrados